top of page

Superación de los traumas

Por Psicólogo Salvador Carrillo

Terapiacarrillo.com



Con motivo del curso planificado para el 19 de agosto 2023, me he sentido motivado a escribir unas cuantas palabras sobre qué es un trauma y cómo manejarlo. A continuación, descubrirás sus características, tipos, técnicas para superarlo y algunas recomendaciones generales. Invito al lector que busque aplicar lo leído y a que participe del curso en que profundizaremos en este conocimiento y práctica. Para participar del curso puedes escribir a info@terapiacarrillo.com o al whatsapp +51933427773


¿Qué es un trauma?

Trauma es una palabra muy importante al hablar de la salud mental. Se trata de un secreto que nos duele y avergüenza. Es aquello que no queremos que nadie se entere y del que no nos queremos enterar nosotros mismos. Se trata de una experiencia que nos marcó negativamente y que, aunque no seamos consciente de ello, determina bastantes de nuestras decisiones y actitudes.

Cuando se habla de trauma suele haber una confusión con fobia. El trauma se trata de un evento que nos dejó marcados y que siendo un activador a pesar del pasar del tiempo. Una fobia es un miedo irracional a algo específico. Un trauma puede fomentar una fobia; pero, toda fobia no se sostiene en un trauma.

Antes de ponerme a escribir este texto me di una vuelta por las calles de Lince, donde está el consultorio. Vi a las diferentes personas que iban por la calle y me preguntaba cuántas de estas tendrán algún tipo de trauma. Probablemente todas. Algunas estarán traumadas porque sus padres le hacían a menos y otros porque fracasaron en alguna institución educativa. Me detuve en un parque y me senté en la banca a contemplar los árboles. Entonces, me puse a pensar sobre la posibilidad de que los traumas no se generen solo en la infancia. Justo una mujer pasó con su hijo pequeño, y consideré la posibilidad de que siempre se quiera reducir todo a cómo fuimos criados sea un error. La infancia es importante. Allí ocurren traumas terribles. Pero además hay otras experiencias en la vida que pueden estar determinándonos. Levanté la mirada y contemplé las hojas de los árboles siendo mecidos el viento. Había un agradable silencio en el parque que me permitía escuchar el murmullo de las hojas. Algunas terapias trabajan demasiado desde el aquí y ahora; revisar los traumas, el pasado, tiene que ser importante.


¿Qué tipo de traumas hay?

Bueno, varios. Se pueden hacer varias categorías. Tal vez tantas como autores que han escrito sobre el tema. En realidad, las categorías se mezclan entre sí. Un trauma puede ser de varios tipos, en simultáneo. Pero para tener una orientación teórica y no estar en la nebulosa, propongo las siguientes categorías:

- Sexual: Se sufrió un abuso de algún tipo de carácter sexual.

- Familiar: El maltrato de algún tipo, o la ausencia de afecto, de parte de la familia.

- Sentimental: El maltrato de algún tipo, o el abandono, de una pareja.

- Violencia: El maltrato físico o psicológico sufrido.

- Accidente: Haber sufrido un accidente, como por ejemplo automovilístico.

- Fracaso: Haber fracasado, como por ejemplo en los estudios.

- Ausencia: Momentos críticos en la vida en que no se tuvo el apoyo que se sentía que se necesitaba.

- Propia conducta: La persona se quedó traumada no porque le pasó algo malo o le hicieron algo malo, sino porque hizo algo que la dejó marcada porque ella misma desaprueba lo que hizo.

- Impresión: No ocurrió nada malo, pero igual te impresionó. Hay personas que se trauman viendo películas de terror.

Probablemente esta lista se quede corta. Pero de manera general podemos meter a la mayoría de los traumas en esta lista. Si somos acuciosos y analizamos qué tienen en común todas las categorías, tienen que ver con algo que nos hace sentir inválidos, que agrede nuestra dignidad, desprotegidos o solos.

Durante los años he buscado diferentes técnicas para tratar el famoso estrés post-traumático, que es una forma técnica de decir que te sientas mal por un evento traumático del pasado. Mi estudio me ha llevado a la conclusión que hay 4 tipos de técnicas que sirven:


1. Testimonio

Yo no soy religioso. Siendo así, he tenido la oportunidad de acudir a grupos espirituales en donde, en nombre de Dios, las personas dan su testimonio. Cuentan sus desgracias, las testimonian, las dicen. Lo mismo pasa en los grupos de apoyo para personas que tienen traumas en común. Cuentan lo que les pasó. Cuando se habla se está expresando contenido que está en nuestro interior; el contenido sale, se desprende de nuestro cuerpo en forma de sonido, queda afuera.

Uno puede testimoniar su trauma a un amigo de confianza, a un terapeuta o a un grupo terapéutico. Puede ser dañino si se le cuenta a alguien que lo toma a broma, y muy sano si se comparte con alguien que trata con respeto ese testimonio.

Habiendo dicho esto, no siempre hay una oreja empática que nos escuche. ¡Pero no desesperen! Hay otra opción: la escritura expresiva. Escribe lo que te pasó, bota en el papel, todo lo que sientes, recuerdas y piensas al respecto. Ten un diario de traumas, en donde expresas allí todos esos sentimientos. 20 minutos diarios. ¡Es muy liberador!

2. Estar con la emoción

Si uno se pone a buscar terapias para el trauma rápidamente se encontrará con el EMDR, que consiste simplificadamente en recordar el trauma y mover los ojos. Voy a decir algo al respecto un poco polémico. Verán, la terapia más popular no necesariamente es la mejor ni la única. La moda no es sinónimo de idoneidad. En mi humilde opinión, el EMDR y el movimiento ocular que hace no es más que una técnica para que te distraigas mientras te permites estar con el recuerdo, y los sentimientos que evoca, y así se vuelva más tolerable. Recuerdo un colega que me contaba que tenía resultados similares haciendo que la persona recuerde el trauma mientras le hacía escuchar un sonido de tambor. Albert Ellis le pedía a sus pacientes que recuerden el trauma y se digan cosas así mismos que hagan bajar el dolor emocional. En las técnicas basadas en el mindfulness se pide que se reciba con compasión el trauma y sin juzgarlo.

No podemos olvidar nuestro pasado, porque simplemente no podemos borrar nuestra memoria. Y nuestro pasado es algo que influencia profundamente en cómo somos ahora. Nos gustaría que mágicamente nuestro trauma desaparezca, pero no va a ser así. Lo que puede cambiar es cómo nos vinculamos con ese pasado y que llegue a ser menos activador. A mi parecer una terapia se puede realizar de muchas maneras. Lo que sea efectivo es bueno, y lo que no da resultados, no es bueno.

En mi libro Enfoque Integral de la Terapia Psicológica, desarrollo los 7 movimientos de la modulación emocional, los cuales considero ideales para estar con la emoción traumática. Aquí de manera resumida cómo aplicarlos en realización al trauma.

a. Recordar el trauma

b. buscar evocar la emoción.

c. Fíjate bien donde se siente en tu cuerpo. Dale un número, identifica qué emoción es y cómo se siente.

d. Dile que no te agrada, pero la aceptas, y que es parte de ti. Que es natural sentirte como te sientes, y porque la aceptes no significa que tiene que guiar tu conducta. Además, indícale que esa emoción no es tu esencia, no es quien eres, pero sí es parte de quien eres. Dile que tiene tu atención y que estás allí para ella.

e. Dile que no eres la única persona que se siente así. Muchas personas se sienten igual por motivos similares. No hay nada de qué avergonzarse.

f. Exprésate apoyo. Dite que es difícil por lo que atraviesas, pero que estás allí para apoyarte, que estás de tu lado, y que no estas solo, te tienes a ti.

g. Agradece a la emoción, porque comprendes que está buscando protegerte, y a tu persona por buscar trabajar en esta emoción.


3. Acción

Hazte la sencilla pregunta: ¿Qué acción podrías cometer que consideres podría hacer que te sientas mejor con respecto a tu trauma? Hay personas que sufrieron bullying escolar y ahora temen al grupo de personas. Una acción muy sanadora es que ahora busque un grupo en donde se sienta seguro, como en una iglesia o un grupo terapéutico. Hay personas que sufrieron abandono de parte de sus padres. Una acción muy sanadora es que ahora críen a un perro, pues ahora son los que tienen control sobre el vínculo. Hay personas que sufrieron un fracaso. Los echaron de la universidad. Una acción muy sanadora es que al menos intenten meterse a algún tipo de curso para probarse a sí mismos que pueden. Recuerda que no te va a sanar hacer daño a otros o hacer algo que te sea dañino, eso solo te traerá más problemas. Haz cosas que sean constructivas. Si no hace daño y es positivo, ¿por qué no hacerlo?

Hay personas a las que le es muy positivo para sus traumas cierta práctica física como el yoga, el arte o la literatura. Ve experimentando con diferentes cosas. Parte del motivo por el cual nos gusta hacer lo que nos gusta es porque nos trae sanación a nuestras heridas del pasado.

4. Meditación

Estar en el aquí y ahora creo que es fundamental para gozar de la vida. La vida es en este instante. No es ayer ni mañana, sino ahora. Pero, si en el ahora está repercutiendo el trauma, pues es en el ahora que tenemos que lidiar con este. He desarrollado una técnica muy simple de meditación que creo que puede ayudar con el trauma como con muchos otros problemas emocionales. Además de practicar mindfulness y lo relacionado a este, puedes practicar esta simple técnica:

Cierra los ojos. Recuerda el trauma. Mira a tu mente desde afuera, como si fuera un gran paquete, y dile: Deja reprocharme todo, de restregarme todo, deja de buscar asustarme, deja de buscar que me encolerice. No me ayudas. Ponte de mi lado. De manera respetuosa dile cosas similares a esa. La mente siempre está buscando ponernos en alerta, porque cree que así nos está ayudando. Informarle que no te ayuda asustándote o reprochándote constantemente, y decirle más bien que quieres que se ponga de tu lado, que te de confianza, es bastante beneficioso. Haz esa práctica constantemente. Hay que educar a la mente a cómo nos puede ayudar mejor.

Recomendaciones finales

- No estés pensando y pensando en tus traumas. Evita el pensamiento obsesivo. Si realmente sientes que tienes que pensar al respecto, es mejor hacerlo por escrito. No pienses en tu cabeza, piensa en el papel. Te dará mejores resultados.

- Las emociones no son buenas ni malas. Las emociones son. Lo malo fue lo que te ocurrió. Acepta tu emoción como una expresión natural de tu ser.

- Recuerda que no te hace a menos tener un trauma. La mayoría los tiene, solo que no lo dice.

- Siempre se puede mejorar. Pero, como en todo, requiere esfuerzo y constancia.

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Vivir de manera espontánea

por Salvador Carrillo 1 El accidente. Muchas cosas que parecen fruto de nuestra voluntad son en realidad producto de una serie de accidentes. He decidido estudiar una maestría. Ok. ¿En verdad tú lo ha

¿Cómo enseñar?

por Salvador Carrillo Profesor 1: ¿Quieres freír un huevo? Te voy a enseñar cómo. Primero debes leer sobre cómo evolucionaron los huevos desde la época de los dinosaurios hasta ahora, luego debes estu

Comentarios


bottom of page