Rompe con quién crees que eres

Ruptura. Tu identidad se basa en la repetición de situaciones íntimas en tu memoria. En matemática, el cálculo progresivo sirve para dar como resultado lo que lógicamente continúa en la progresión. La ruptura de la identidad es la única forma en que aquello a lo que nos sentimos condenados pueda cambiar.



Ser un amo de nuestra identidad es tener el poder para aplicar nuestra voluntad sobre nuestro devenir. Esto es en lo que realmente se han basado las terapias humanistas y está, aunque no sea aparente a primera vista, detrás de las terapias cognitivo conductuales. En paralelo, el ocultista Aleister Crowley dice “Haz tu voluntad, esa debe ser toda tu ley”, lo cual no es un llamado a la impulsividad, sino, para comenzar, a ser dueño de la propia voluntad. El acto del asesinato del ego puede asustar aún más que el verdadero crimen. En el tarot, la carta número 13 es la muerte, la cual significa cambio. Es interesante que las personas presten atención al tarot, pues da el mensaje que la aparición aleatoria de cartas y el caos azaroso de la vida están relacionados. Las personas más perturbadas emocionalmente pueden tener una conducta caótica, pero su mente es sumamente rígida. No cambian con facilidad. Y sabemos que la naturaleza de la realidad es el cambio. Por ello, la mente de una persona sana es flexible, es decir cambiante, dispuesta a morir y renacer una y otra vez, de allí que la imagen del Cristo resucitado nos sea tan atractiva. Poder. La palabra poder asusta para quienes no lo conocen. Está el poder del sádico sobre el masoquista. El poder de la música para hacer bailar. El poder del político para manejar una nación. Y el poder de una batería para que funcione un celular. En un debate intelectual sobre brujería, en un antiguo programa de la televisión española, se decía que en el fondo esta era un poder. De la misma manera, una pistola es un poder. Igual, una inyección con medicina es un poder. Poder. Poder hacer. Poder lograr. Poder tener. Poder es también posibilidad y posibilitar. El desarrollo de la propia voluntad es un poder. Si una persona se siente deprimida, apunto de tirarse por la ventana, lo que necesita es mucho poder para fortalecerse y darle rienda a su vida. Necesita la ruptura de su ego, para que emerja uno más poderoso. El poder de la imaginación, la escucha del cuerpo y el experimento vivencial, acompañado del análisis deconstructivo de las ideas más dogmáticas en la persona, generan esa ruptura y dan la posibilidad de eso nuevo y más poderoso. De la progresión matemática pasamos al salto poético, al surgimiento del espíritu, a la voluntad del amo. Poder para amar, desarrollarse, lograr y expandir la propia fuerza vital. Solo quienes de verdad estén dispuestos a que haya un cambio radical de sus estructuras más profundas podrán lograr la auténtica transformación.

Salvador Carrillo, psicoterapeuta

Whatsapp +51 933 427 773

Link directo a mi Whatsapp wa.link/dlcxjp

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo