La adicción a la pornografía

por Salvador Carrillo

1. ¿Por qué la gente consume pornografía?

Es importante diferenciar el consumo de pornografía de la adicción a esta. El que mira porno no necesariamente lo hace de forma destructiva. Desde la perspectiva de la psicología este no es un comportamiento insano hasta que va en contra del bienestar psicológico y las metas de la persona.

Su consumo puede ser explicado por el efecto Coolidge. Su nombre se debe a un presiente de los Estados Unidos, Calvin Coolidge. Su esposa y él visitaron una granja. La mujer preguntó al granjero sobre cuántas veces al día el gallo tiene sexo con las gallinas. El granjero le contestó que docenas de veces. Entonces, ella volteó hacia su marido y le reclamó picaronamente que sea más como el gallo. El presidente le preguntó entonces al granjero si el gallo tenía sexo siempre con la misma gallina. El granjero le contesto que el ave tenía sexo con una gallina solo una vez y de allí pasaba de otra y otra consecutivamente.


Calivn Coolidge. Fue presidente de la EEUU.

El efecto Coolidge hace alusión a que el interés sexual es mayor por lo novedoso. El interés sexual que te genera una persona decae en el tiempo. Es muy similar a como ocurre con una canción. Puedes escucharla cientos de veces con mucho goce, pero pasado cierto punto comienza a aburrirte y pasas a escuchar otra canción. La que antes disfrutabas tanto ahora ya no te causa mucho entusiasmo. En las relaciones de pareja este fenómeno es usual y es uno de los motivos de la infidelidad. La solución ante este efecto es que la pareja vaya variando la manera en que desarrollan su sexualidad así como reforzando las otras áreas de la relación.

Las personas al ver porno encuentran una inmensa variedad de estímulos. El cerebro lo experimenta como ser un gallo de gallinero. La pornografía tiene muchos géneros y cada uno de estos tiene a su vez varios subgéneros. Si el cerebro se rige mediante la avidez de novedades sexuales, es evidente que la pornografía cause mucha avidez para varias personas. El consumo reiterado de pornografía no es necesariamente una adicción. Para que sea juzgado de esa manera requiere que cause estragos destructivos en la persona.


2. ¿Qué es una adicción?

La persona adicta busca de manera patológica cierto estímulo. Su anhelo por este es irrefrenable y supera a su fuerza de voluntad. La adicción causa severos daños en todos los niveles de la persona. Las adicciones pueden ser de dos tipos: a sustancias – como por ejemplo a la cocaína- o conductuales – como por ejemplo a los juego de azar-.


Gabor Maté

Gabor Maté es uno de los mayores expertos en el mundo sobre el tema. Indica que la adicción es una solución disfuncional al sufrimiento. No todas las personas que consumen sustancias o incurren en comportamientos de placer a corto plazo desarrollan una adicción. El adicto desarrolla su condición porque tiene dentro un intenso dolor psíquico producto de una dolorosa biografía. Indica que cuando da tratamiento a un adicto no comienza preguntándole porqué te drogas o tomas tanto, sino porqué estás sufriendo tanto. Señala que el adicto necesita de terapeutas empáticos, entornos sensibles a los sentimientos y grupos de apoyo emocional. La compasión comprensiva de los demás y con uno mismo es el camino a la superación de la adicción.

Estoy muy de acuerdo con lo que indica Maté. A ello debo agregar que además es importante trabajar las creencias de la persona para que aprenda a tener una visión diferente del mundo. Nuestras creencias y como nos sentimos está sumamente ligado. Es fundamental que la persona cambie muchas de las creencias que le inducen un sufrimiento mucho mayor. Este proceso es muy difícil y si está acompañado de los principios que señala Maté se facilita muchísimo.


3. ¿Cómo confrontar la adicción al porno?

El orgasmo trae placer pero no alegría de vivir. La adicción es más poderosa que la fuerza de voluntad y trae mucha vergüenza. La persona adicta al porno no se está divirtiendo; no puede frenar su conducta. La superación de dicha adicción comienza por ayudarla a comprender que tiene un problema y que está buscando superarlo por medio del porno, pero esto solo le está generando aún mayor dolor.


Poster de una película porno clásica: Garganta profunda.

El origen de la adicción al porno no es necesariamente de tipo sexual, también puede ser algún trastorno de otra índole emocional o de la personalidad. Muchas personas desarrollan este problema porque viven con mucha angustia los vínculos sentimentales, debido a que han sido atacados sexualmente de pequeños o que se sienten poco atractivos, entre otros motivos.

En la terapia se le ayuda a la persona a superar el dolor emocional detrás de dicha adicción. El tratamiento psiquiátrico como psicológico es fundamental en la superación del problema. Así mismo es recomendable que acuda a grupos de apoyo. Es fundamental que el tratamiento no busque tan solo frenar la conducta sino que haga hincapié en el sufrimiento que lo motiva. Es posible superar esta adicción pero toma tiempo y en el camino suele haber varias recaídas.


#pornografía #adicción

14 vistas

Terapia psicológica presencial y online: +51933427773

Consultorio Miraflores, Lima y online. Psicólogo Salvador Carrillo.