top of page

Conecta con tu poder interior

por Salvador Carrillo


Versión leída:




Una adecuada salud mental tiene como base vivir de tal manera que valga la pena. Y la vida solo merece ser vivida si se persigue la congruencia.

Ser uno mismo, esa es la lucha. Pero no se puede ser uno mismo si se es un extraño para sí mismo. De allí que el mayor acto de rebeldía sea la

búsqueda de uno mismo. La libertad es la congruencia. Alcanzar la congruencia solo es posible mediante la práctica de la meditación, la deconstrucción de creencias, la escritura expresiva y la apertura a la experiencia, en conjunto con el estudio de la huminidad compartida y naturalización de las propias emociones (más al respecto en mi libro Enfoque integrista de la terapia psicológica, descargable de manera gratuita desde terapiacarrillo.com).


Conforme la persona trabaja en sí misma será capaz de diferenciar del yo ideal del real. El yo ideal está construído por todas las expectativas sociales del entorno. Es la persecusión del yo ideal que conduce a las personas a la dependencia emocional, la autoestima baja y a perder todo sentido de la vida. El yo real solo es alcanzable cuando se ha superado las expectativas sociales y se ha logrado aceptar toda la gama de emociones. Ello lleva a la verdadera congruencia y a un estado de beatitud, es decir de calma profunda. Entonces la persona realmente es capaz de vivir en el momento presente (no confundir vivir en el momento presente de vivir para el momento presente, es decir la impulsividad irresponsable y la persecusión ciega de estímulos intensos).


La persona verdaderamente libre respeta a las autoridades que se han ganado su respeto, pero es una decisión no una sumisión. De allí, que toda persona libre en su corazón es una autocrata, es decir su propia persona es su autoridad máxima, es una anarquista individualista; solo quien se ha encontrado a sí mismo puede estar libre de la autoridad de las expectativas sociales, de la idiosincracia. Los seres humanos durante nuestra vida tenemos muchas improntas y traumas. El trabajo interior es la única vía para ir más allá de la alienación y encontrarnos a nosotros mismos. Reducir el trabajo interior a no sentir estrés en la oficina o cómo ser más asertivo en las fiestas no es erróneo, pero sí una simplificación grave del verdadero potencial del ser humano. Es necesaria una absoluta revolución de la consciencia si se desea tener acceso al poder personal, la libertad a través de la congruencia. Bien dijo el sabio: conócete a ti mismo.



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Vivir de manera espontánea

por Salvador Carrillo 1 El accidente. Muchas cosas que parecen fruto de nuestra voluntad son en realidad producto de una serie de accidentes. He decidido estudiar una maestría. Ok. ¿En verdad tú lo ha

¿Cómo enseñar?

por Salvador Carrillo Profesor 1: ¿Quieres freír un huevo? Te voy a enseñar cómo. Primero debes leer sobre cómo evolucionaron los huevos desde la época de los dinosaurios hasta ahora, luego debes estu

Opmerkingen


bottom of page